ESCAPA POR TU VIDA

Instalación
2018
Medias variables                                                                    

Imitación y apariencia

No es novedad que, por diversos motivos, el arte contemporáneo tiende a provocar cierto conflicto entre el público y el artista; como muestra de ello, no es poco común escuchar comentarios sobre cómo algunos espectadores consideran el arte contemporáneo “charlatanería” siendo, tal vez, tarea del artista combatir tal postura pues, innegablemente, ello no es así en realidad. ¿Cómo hacerlo? Pareciera que la respuesta es crear obras inteligentes, serias, que eviten clichés, facilismos y lugares comunes mismos que erosionan la percepción del arte contemporáneo. Común es también la pregunta “¿Puede cualquiera ser artista? Y resulta que sí, que recurriendo a ese tipo de obra, en efecto, cualquiera puede ser artista; sin embargo, ser un “artista serio” es cosa distinta que se logra con tiempo, dedicación, aceptando y aprendiendo de la crítica constructiva sobre el propio trabajo artístico no solo de curadores y otros artistas sino también del público en general.   

Esta exposición fue concebida, en principio, por la pieza musical para piano que John Cage escribió basándose en otra de Erik Satie titulada “Socrate”. Cage eligió nombrarla “Cheap Imitation”, elección que llamó mi atención, generando la idea de que partiendo de la imitación podría desarrollar un discurso visual. Posteriormente, luego de asistir a una exhibición de arte contemporáneo, mi acompañante verbalizó su observación respecto a que ciertas obras de arte solo llegan a tener la apariencia requerida para ser consideradas arte contemporáneo, pero sin fondo ni sustancia. Este comentario, aunada a mi inquietud sobre el origen del arte contemporáneo y la idea de la imitación como base para la creación, terminó de redondear este proyecto, crítico de la sola apariencia.

Están ustedes, por tanto, frente a una exposición que consiste en una parodia de la típica exposición de arte contemporáneo en ciudad de Guatemala, no solo en apariencia sino en método: todas las obras incluidas fueron creadas con el mínimo esfuerzo posible, incluso llegando a dedicar no más de cinco minutos a cada idea. “ESCAPA POR TU VIDA”, entonces, es en apariencia una exposición que imita la apariencia del arte de la apariencia con el que cualquiera puede [y logra] ser artista.